viernes, 19 de marzo de 2010

Conviviendo con el alcohol

Hola me llamo Rosa y soy familiar de enfermos alcohólicos.



  Cuando era pequeña todo me parecía muy bonito y de lo más normal hasta que fui creciendo y me di cuenta de lo que pasaba a mi alrededor. En mi familia, de siete Tíos todos beben incluso mi padre lo hacía hasta que debido a su problema de corazón tuvo que dejarlo, su corazón fue el detonante para que abriera los ojos y dejara de una vez por todas de beber, lo dejo de repente y yo me alegre muchísimo ya que fueron muchas las veces que tanto yo como mi madre como mi hermano le decíamos que lo dejara.

  Pero los demás familiares no hicieron nunca ni siquiera por intentarlo el dicho de ellos era que para lo que iban a vivir harían lo que le diera la gana. Su comportamiento parecía normal pero no era así se ponían de muy mal humor, les cambiaba mucho el carácter a otros les daba por dormir. A uno de ellos a consecuencia del alcohol tuvo hipo de por vida fue entonces cuando se dio cuenta de lo que se avecinaba pero fue demasiado tarde ya para el ingreso en el hospital tuvieron que quitarle un pulmón pero no pudo superarlo y falleció. No había pasado un año de esto y a otro de ellos también le llegó la hora esta vez casi sin avisar, a el tampoco le dio tiempo a solucionar su problema. Después de todo lo sucedido los demás siguen sin querer poner solución a su problema.

  Excepto uno que si llego a pedirme ayuda yo quería ayudarle de echo lo ayude en todo lo que pude lo lleve a un centro pero nos engañaba tanto al centro como a mí que tan volcada estaba con él, hasta que un día abandono definitivamente, me dijo que abandonaba que él nunca se iba a curar. Seguidamente dejo hasta el pueblo para que nadie le dijera ya más nada ni lo controlaran y ya no pude hacer más por él.

  También un amigo mío me pidió ayuda ya que su familia no lo entendía y no querían ayudarle. Volví al centro con el el si se dejó ayudar y consiguió dejar de beber. Creo que en la vida hay que saber lo que uno hace y quiere hacer, yo he vivido muy de cerca el alcohol por eso nunca he llegado a probarlo ya que he podido ver el mal que les hace día a día.

  Gracias a las asociaciones mucha gente deja de beber ya que sin ayuda ellos solos no pueden por eso creo que es muy importante la implicación de la gente con este problema para que desde pequeños los niños crezcan felices en sus hogares sin el problema del alcohol de por medio como por desgracia ocurre en muchas casas por ejemplo la mía.

    Espero que este testimonio pueda ayudar a muchas familias para que asu vez puedadn ayudar a sus más allegados. No los abandonéis y si piden ayuda ayudadlos ya que no siempre la piden.



Una amiga: ROSA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario