viernes, 14 de mayo de 2010

Historia de mi abuelo.

Cuando yo era pequeña y empecé a hablar a mi madre y a mi padre les preguntaba por mis abuelos.
Mi padre me contó que su padre falleció por un cáncer de huesos, pero mi madre se echaba a llorar y no me contaba el porqué. Cuando llegaba Jueves Santo mi madre encendía una vel,a yo no comprendía porque encendía una y lloraba. Entonces, cuando se había calmado, le pude preguntar porque lloraba, me contesto:

Te voy a contar porque tu abuelo no está aquí y porque:

Cuando yo era pequeña éramos muy felices hasta que un día tu abuelo y tu abuela no se llevaban bien porque a tu abuelo le gustaba beber. Ellos terminaban discutiendo por el hecho de decirle a tu abuelo que por favor dejara de beber. El no hacía caso de lo que le decía. Entonces tu bisabuela apareció un día de visita y viendo la situación en la que yo estaba decidió llevarme con ella.

Ella pensaba que si le alejaban de lo que más quería decidiría cambiar su situación, pero lo que hizo fue empeorarla.

Tu abuelo le echaba las culpas a tu abuela y ella decidió marchar por no tener los medios de ayudarle. El viéndose tan solo se refugió más en la bebida.

Mi madre iba de vez en cuando a verle, el aparentaba que estaba bien pero no era así. Mi madre no pudo ir a verlo por un tiempo hasta que llego una llamada y le alerto porque le decían que tu padre hace más de un mes que no se sabe nada de él, llamamos a la puerta y no abre. Entonces ella fue para allí sin pensar en lo que se iba a encontrar.

Llego al pueblo y subió la cuesta hasta llegar al portal, saco la llave y la introdujo, abrió suavemente la puerta y vio algo que no pudo evitar gritar tan fuerte que los vecinos salieron corriendo a ver lo que sucedía.

Se trataba de que el abuelo estaba en el techo muerto ya que estaba ahorcado en una cuerda. Después del entierro me contaron el porqué de lo sucedido. A tu padre ya lo habían matado en vida por separarle de lo que más quería en este mundo, su hija.

Con esta historia que acabo de contar quiero decir que la vida es muy bonita, que cuando tengamos unos problemas corramos a pedir ayuda antes de que sea tarde. Ahora hay muchas ayudas para dejar el alcohol no como antes que se alejaban y no ayudaban por no saber cómo hacerlo.

A esas familias que estén en la misma situación que mi madre estuvo que no se olviden de ellos, que le ayuden. Que pidan ayuda a quien te de la mano y no soltarse de ella.

Ahora hay ayudas como los centros pero se necesita mucha implicación por todo el mundo. Todos nos tenemos que apoyar el uno a otro.

Muchas gracias por dejarme expresar y poder ayudar a alguien.

ROSA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario