domingo, 6 de junio de 2010

No todo son flores en la rehabilitacion de un alcoholico

Hola de nuevo, soy Joaquín y sigo siendo enfermo alcohólico.

Como podréis comprobar no todo son flores en la rehabilitación de un alcohólico, si es verdad que al principio como solemos decir todo es como si estuviéramos en una una nube rosa pues la vida te cambia mucho y normalmente para bien.
En mi caso fue,  bueno fue y casi sigue siendo, digo casi por qué ha pasado ya algún tiempo y ahora estoy digamos en la rutina diaria que para mí creo que es la fase más difícil de nuestra rehabilitación. Digo esto porque recientemente he recibido una mala noticia, que aunque estaba esperándola en cualquier momento y más o menos preparado no se asemeja casi nada a mi reacción cuando la recibí, que no fue otra que la de darle vueltas a la cabeza, por cierto esta noticia fue que estaba despedido, lo de darle vueltas a la cabeza diréis que es normal y lo es pero lo que me dejo descuadrado fue que durante la tarde mi cabeza solo giraba en una dirección, y era en la bebida pero no en plan de ansiedad y de irme a beber en ese momento, si no que empecé a recordar momentos de cuando estaba bebiendo y posteriormente de una mala leche de grado superior,  la verdad no me lo esperaba.
Cuando vienen estas situaciones he podido comprobar que el enano como nosotros lo llamamos esta siempre alerta y esperando lo más mínimo para atacar, pero también he podido comprobar en persona la forma de combatirlo y no es ni más ni menos que con la ayuda de mi grupo. Esa misma tarde había terapia y hablando de mi problema y el ánimo, consejos y apoyo de todos mis compañeros he conseguido aplacarlo, el problema sigue ahí pero ese mal estar que me tenía ciego ya no lo tengo ahora solo queda afrontar lo que venga con la mayor lucidez posible y sé que entre todos lo haremos más llevadero.
La conclusión que saco de todo esto es que lo único que importa es el día a día por que por mucho que llevemos en abstinencia siempre tenemos el mismo peligro, y por supuesto estar preparados para cuando llegue con un gran grupo como el mío para entre todos poder ganarle la batalla ya que solos no podríamos.
Hasta siempre, Joaquin

No hay comentarios:

Publicar un comentario